martes, 23 de febrero de 2016

Leyenda de las barras de sangre


Leyenda de las barras de sangre 
(Wifredo el Velloso ( Guifré el Pilós, en catalán), “bandera catalana”)

 
     Durante muchísimos años se dió verosimilitud a una leyenda  que algunos creían y creen  es de Muntaner (historiador/cronista de la Corona de Aragón), según la cual, en el siglo XI, el Conde de Barcelona  Wifredo el Velloso (Guifré el Pilós, en catalán) fue herido de muerte en una batalla.   

     Este hecho da lugar a la leyenda de las cuatro barras de sangre según la cual el rey franco Carlos II el Calvo, estando Wifredo moribundo, decidió darle un escudo para él y para su linaje.  Para ello el rey mojó sus cuatro dedos en la sangre del Conde de Barcelona y con ellos ensangrentados  manchó el escudo dorado del conde... Dando este escudo manchado con cuatro rayas rojas de sangre al Conde y a sus descendientes.  De esta manera, dice la leyenda, nació el escudo de la casa de Barcelona y poco a poco se convirtió en la bandera catalana...la “cuatribarrada”.

Es una leyenda... pero muchos catalanes se lo creen como verídico entre otras razones porque así les han “vendido” el cuento...

Sin embargo,  hemos de pensar en lo siguiente:

Esta leyenda  algunos dicen es del cronista Ramón Muntaner (1265-1336): es TOTALMENT FALSO,   en realidad viene la leyenda de “las barras de sangre” del historiador valenciano Beuter (1490-1554).
 
Beuter relata lo siguiente:
“… diz que pidió el conde Valeroso (Guifredo el Velloso) al Emperador Lois (Ludovico Pío) que le diese armas que pudiesse traer en el escudo, que llevaba dorado sin ninguna divisa, y el Emperador viendo que había sido en aquella batalla tan valeroso que con muchas llagas que recibiera, hiziera maravillas en armas, llegóse a él, y mojósele la mano derecha de la sangre que le salía al Conde, y passó los quatro dedos ansí ensangrentados encima del escudo dorado de alto abaxo, haziendo quatro rayas de sangre, y dixo, estas serán vuestras armas, Conde…”

   La leyenda de Beuter   comete diversos errores y errores importantes. Por ese motivo a lo largo de los tiempos la leyenda se ha ido “rectificando” y “adaptando” (haciendo un apaño, ¡vamos!) y aún se ha tergiversado más…

   Errores de la leyenda "catalana":

1.-     Cataluña aún no existía…  El  “nacimiento”  de Cataluña es mucho más tardío.  En todo caso sería el Condado de Barcelona y solo el de Barcelona, que tampoco.

2.-     La concesión de la soberanía por un rey a un vasallo es inconcebible en pleno siglo IX. Prácticamente no se había iniciado ni tan siquiera el feudalismo…  No hallamos nada en tiempos de Wifredo que nos permita hablar de “independencia” o algo que se parezca, hallamos, por el contrario, manifestaciones de cómo  Wifredo continuaba considerándose vasallo del Rey de Francia…. que es lo que era.

3.-     Él   (Wifredo)  no tuvo ni la menor “conciencia” de crear una “unidad nacional”:  dividió los territorios que había logrado reunir a su antojo…. La concepción que Wifredo tuvo sobre sus dominios no pasó de la que experimenta el nuevo propietario sobre sus bienes recogidos y heredados y de los cuales dispondrá libremente como si de bienes personales se tratase…

4.-     Queda claro y documentalmente así está datado que Wifredo el Velloso jamás fue Rey ni nada que se parezca ni, mucho menos, rey catalán.  No existe  documento alguno –NI UNO- referente a que Cataluña fuera una Nación, Estado o Reino:  nada de nada… tan solo Condado DEPENDIENTE.  Y, recordamos, por esa época Cataluña no existía…

     Wifredo el Velloso fue un administrador político y súbdito de los Reyes francos. Y era visigodo hispano. Wifredo el Velloso, Marquis de la Marca Hispánica, es decir, el gobernador administrativo elegido a dedo por el propio Rey franco para administrar la zona de frontera de los pirineos orientales.

 

5.-     Como los catalanistas se dieron cuenta de los muchos errores en la leyenda… ésta sufrió varias modificaciones a lo largo de los tiempos.  Por ejemplo, en vez de poner Ludovico Pio pusieron Carlos el Calvo… ni aún así.

 

6.-     Wifredo el Velloso (Guifré el Pilós) nace en el año 840 (?) y muere en el 897…   Carlos el Calvo nace en el 823 y muere en el 877.  Es decir, Carlos el Calvo muere  20 años antes de la muerte de Wifredo por lo que, a no ser que resucitase difícil tenía hacer lo que dice la leyenda…

 

7.-     Ludovico Pio  nace en el año 778 y muere en el año  840.  Es decir, Ludovico muere el mismo año que se supone nace Wifredo… ¿Cómo Ludovico puede “untar” sus dedos…?

 

8.-     El mismo Beuter, historiador que por primera vez publica la leyenda, advirtió por escrito que había encontrado la leyenda de Wifredo el Velloso (Guifré el Pelós) y las barras de sangre en unos “cuadernos manuscritos…”.

 

9.-     El uso de emblemas heráldicos no se extendió hasta la época de las Cruzadas, primera mitad del siglo XII. Los emblemas heráldicos más antiguos de Europa son los del conde de Herford, Gilbert de Clare (1141), cuyo escudo representa tres bandas dispuestas en ángulo agudo; los del duque de Sajonia, Enrique de León (1146), un león…  Si el más antiguo en Europa es del 1141 y Wifredo murió en el año 897, ¿qué pasa con “su” escudo…?.  El heraldista Faustino Menéndez Pidal de Navascués ha demostrado que la heráldica no apareció en Europa hasta finales del segundo cuarto del siglo XII (1125-1150)…

 

10.-   Que los  “Cuadernos manuscritos…” que el mismo Beuter dijo es donde encontró la leyenda se supone se refieran a una leyenda EXISTENTE anterior, castellana, del historiador Mexía.   

     La primera vez que aparece la versión valenciana (mutatis mutandis) copia de la leyenda castellana, es en el año 1546 (otros dicen que en 1551), en un libro titulado: “Segunda parte de la crónica general de España”, de Beuter: esta es la que dió origen a la “leyenda de las barras de sangre” catalana…


     Pero, como hemos dicho, Beuter copió una leyenda castellana:     aquí dejo el texto de Hernán Mexía, “Nobiliario Vero” (impreso en Sevilla en el año 1492)  que trata cuando el rey Fernando III, rey de Castilla, quiso premiar la valentía de uno de sus caballeros estampando los dedos ensangrentados en su escudo:

        “Otrossi aquellas tres faxas de goles o de colorado que traen los del linaje de Cordova, así como don Alfonso, señor de la casa de Aguilar y del conde de Cabra e los otros cavalleros de quien es fecha mençión. Lo cual representa la causa principal de la tomada de Cordova, otrosi las feridas e sangre vertida, e aquel acto glorioso que entonçes obró el rrey don Fernando, quando vn cavallero, de aquellos el mas principal, saliendo ferido, el rrey llegó a él e la rrazón que entre ellos passó no la sé, pero el rrey, mojada la mano de la sangre, pasola por el escudo del dicho cavallero et no tiño saluo con los tres dedos, et desta causa dende entonces traen aquellas tres faxas bermejas en vn escudo de oro segund que las oy traen…”

       Resumiendo: un valenciano (Beuter), copia una leyenda del castellano (Mexía) y se convierte en el símbolo de Cataluña.

     Que una leyenda castellana termine en Cataluña, no tiene nada de extraño, vamos, ¡como si lleváramos muchos años siendo el mismo país!.

     Curioso que los catalanistas se acojan a esta leyenda … sin percatarse que se basan en lo escrito por Beuter en su “Crónica General de España…”: luego la leyenda se considera LEYENDA DE UNA PARTE DE ESPAÑA.. (y no pasa nada…).  Curioso porque los “indepes” repiten y repiten que en esa época NO EXISTÍA ESPAÑA… y que Cataluña “indepe”… y ellos “adoran” la leyenda. ¿Se entiende? Un poco kafkiana la mente de esta gente… a mi parecer.

     Y a seguir celebrando “milenarios” del nacimiento de Cataluña… y con el “muy honorable” Pujol de director de orquesta (en los tiempos libres de su pasear de Andorra a Suiza).

Y colorín colorado… este cuento de las “barretas catalanas” a un…

.Y ahora vas… y lo cuentas.

Se pueden consultar páginas web interesantes (rigurosas en su contenido) y de las cuales yo he realizado “corte y pegado” de mucha de la información expuesta,  tales como:



Y otras muchas… (siempre que no sean partidistas… es decir, catalibanas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario